Prevención

Estamos acostumbrados a acudir al fisioterapeuta una vez ya se ha producido el daño, sin embargo la detección precoz de una enfermedad en sus primeros síntomas, es la mejor manera de evitar que aparezca. Así mismo, tenemos muy en cuenta la actividad física y el ejercicio terapéutico como elemento clave en el tratamiento y la prevención de recaídas.